La Añañuca

Publicado por en

La narrativa popular chilena está llena de mitos y leyendas que explican el porqué de tantos sucesos y lugares, muchas de ellas aun las recordamos mientras que tantas otras las hemos ido olvidando con el pasar de los años.

Una de ellas es la leyenda de la Añañuca, nombre de una hermosa flor perenne de color rojo, blanco y amarillo, que crece en la región de Coquimbo y que es protagonista en cada fenómeno de Desierto Florido.

La historia de su origen dice que en los tiempos de la conquista, mientras una expedición de Diego de Almagro atravesaba el valle de Quilimarí en el norte de Chile, uno de sus capitanes se enamoró perdidamente de la princesa indígena Añañuca, sin embargo, y como en la mayoría de estas historias, este sería un amor trágico. Algunos dicen que los enamorados fueron perseguidos por el cacique, padre de la princesa y que dio muerte al capitán. Otros aseguran que el capitán debió seguir la marcha con su hueste prometiendo que volvería por Añañuca, pero que nunca lo hizo. Y otros dicen que se perdió buscando riquezas y que nunca regresó al encuentro de su amada. Ya sea por la muerte o la desaparición del capitán, un día el amor de la princesa se convirtió en un torrente inagotable de lágrimas que bañó el valle. Se dice que al día siguiente toda la zona amaneció cubierta de flores rojas a las que pusieron su nombre y que desde entonces perpetúan su amor.

← Publicación más antigua